Saltar al contenido
canaricultores.com

Canarios reproductores

Se consideran canarios reproductores aquellos que como mínimo tengan 9 meses de edad, considerándose canarios fértiles y estén destinado a la cría y reproducción.

Como referencia y consejo, podemos decir que los canarios hembras pueden llegar a ser fértiles durante unos 4 y 5 años aproximadamente  y en canarios machos entre 6 y 7 años de edad.

La fertilidad de un canario no está concretada a unos años fijos, todo depende de la calidad de crianza, salud, naturaleza del canario y que haya culminado una completa y correcta épocas de muda.

Elección de reproductores para la cría

Exploración de reproductores

En primer lugar a destacar, para la elección de canarios reproductores para la cría, siempre elegiremos aquellos ejemplares que estén lo más sano posible, aquellos que se vean más vivos en sus movimientos, presenten un plumaje sano limpio y compacto.

Una vez exploremos a nuestros canarios de forma visual, tanto machos como hembras, pasaremos a una exploración más detallada.

Cogeremos al canario con nuestra mano y le soplaremos en  las plumas del vientre para ver si gozan de buena salud. Esto lo veremos con la presencia de grasas de color amarillenta clarito en el abdomen y en la zona del buche o pechuga que es donde se encuentran las reservas de energías para afrontar una buena  época de cría del canario.

Descartaremos aquellos ejemplares que den muestra de vientre rojo, vientre con escases de grasas y estén delgados. Estos canarios los debemos descartar siempre por no dar la garantía de desarrollar una buena temporada de cría.

Tanto el canario macho como la canaria hembra deben presentar esos aspectos fundamentales para el periodo de cría.

Los canarios machos deben de estar sanos y con buena salud  pero se debe de tener en cuenta de que no engorden demasiado ya que pueden perjudicar a la hora de copular con la hembra, uno de los problemas bastantes frecuentes que causan huevos claros.

En las canarias hembras es aconsejable que dispongan de esa reserva de grasas tanto en abdomen como en la zona de la pechuga, de ahí es preferible de que estén más regordetas para enfrentar mejor la época de cría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *